Alimentación ecológica: todavía tienes dudas? Parte II

Vamos a ver un poco más en detalle de que hablamos cuando hablamos de alimentos ecológicos...

Primero, Que diferencia hay entre ecológicos y no ecológicos?

Los alimentos ecológicos no contienen pesticidas ni hormonas, no se permiten transgénicos ni alimentos genéticamente modificados, se cultivan de manera respetuosa con el medio ambiente y no de manera intensiva con consiguientes empobrecimiento del suelo, cultivación según temporada.

«Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina»

Hipocrates

Palabras antiguas pero muy validas y actuales, una alimentación, sana, correcta y de calidad nos ayuda en prevenir la enfermedad y los desequilibrios en nuestro estado de salud.

 

Que encontramos en los alimento no ecológicos?

Muchos pesticidas y sustancias tóxicas utilizadas para obtener alto rendimiento en agricultura intensiva, uno de los más discutidos sea quizás el glifosato, uno de los herbicidas más utilizados y también más controvertido en los últimos años.

La OMS lo ha incluido en listado de probables cancerígenos y  definido como  “un probable carcinógeno para los seres humanos” y lo clasificó en el Grupo 2A.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) define el Grupo 1 “como carcinógeno para los seres humanos. El siguiente grupo, el 2A, menos maligno, lo define “como probablemente carcinógeno para el ser humano". 

También afirma que existe "evidencia limitada" de que el glifosato puede producir linfoma no Hodgkin en los seres humanos, y que hay pruebas "convincentes" de que puede provocar cáncer en animales de laboratorio.

Ademas hay que tener en cuenta lo que NO encontramos en los alimentos no ecológicos, ya que debido a una cultivación intensiva, empobrecimiento del suelo y a menudo más horas en trasporte y almacenados en neveras que creciendo al sol y aire libre, hacen que su valor nutritivo sea muy escaso.

 

Buscamos entonces una alimentación ecológica también como opción de vida más respetuosa con el medio ambiente.

Hay que tener en cuenta más factores para considerar la alimentación ecológica como más respetuosa con el medio ambiente, es decir que es importante buscar productos eco y también km 0, de proximidad, asegurándonos la procedencia de cultivaciones hechas según los ritmos de la naturaleza y de cada lugar, ofreciendo productos locales y de temporada.

Ademas los productos bio que se suelen encontrar en grandes superficies suelen venir empaquetados en mucho plástico, una contradicción porque también hay que pensar en como llega ese producto a mi mesa? De manera sostenible o no?

Por eso, aun que creo que el aumento de productos bio en los supermercados sea igualmente un factor positivo, hay que intentar buscar opciones realmente sostenibles como, por ejemplo, cooperativas de consumo, grupos de compra que ofrecen cestas ecológicas a domicilio en embalajes más coherentes o tiendas de barrio al granel donde podemos comprar sin llevarnos embalajes inútiles.

 

Y ahora me dirás que comer ecológico es demasiado caro... pero por qué son más caros los alimentos ecológicos?

Creo que deberíamos dar la vuelta a la cuestión: porque los alimentos non-bio son tan baratos?

Hemos llegado a acostumbrarnos en ver precios excesivamente baratos a veces sin preguntarnos porque, como y desde donde vienen estos alimentos. Que precio se esta pagando realmente para ese alimento?

Urge una mayor conciencia de consumo y alimentaria para que volvamos a exigir más calidad y control sobre nuestra comida.

Revisar nuestras prioridades, hasta que punto conviene ahorrar en la calidad de lo que comemos?

Estamos en realidad invirtiendo en nuestra salud. Este planteamiento debería estar mas presente también a nivel socio-político, donde, lamentablemente, todavía prevale demasiado el interés económico a el de la salud publica y del medio-ambiente.

Mi experiencia personal con los alimentos ecológicos...no, no es tan imposible....

Llevamos unos años ya con alimentación ecológica, al principio costó un poco por ver pocas tiendas y más cara pero como todo, hemos ido aprendiendo donde y como comprar. Hemos ido probando varias cosas, el eco de los supermercados, los supermercados ecos, las cestas biológicas y ahora tenemos nuestras tiendas de barrio, ademas de haber aprendido a volver a comer productos de temporadas que tienen precios más accesibles ademas de ser mas nutritivos.

Todavía hay días en que algo falta en casa o no tenemos tiempo para ir a comprar en el sitio adecuado pero por suerte solo son excepciones y las más presentes opciones bio en los supermercados convencionales ayudan en casos puntuales como estos.

Como todo, nada es perfecto pero con cada paso vas llegando más lejos 😉

Por favor acceder para comentar.