Hoy me tomo un ibuprofeno…

Este otoño volvemos con los talleres de plantas medicinales.

Con los cambios de estaciones volvemos a tomar conciencia de los ritmos y cambios de la naturaleza, buscamos volver a ese vínculo con ella que a menudo se pierde en el frenesí urbano.

El uso de plantas medicinales para cuidar nuestro equilibrio psicofísico frente al ambiente externo en el que vivimos, con sus ritmos y retos, es la terapia perfecta para quien busque cuidarse con conciencia de sí mismo y de su entorno.

La fitoterapia nos invita a volver a los ritmos de la naturaleza, a escuchar lo que nuestro cuerpo nos dice y sanar desde las raíces del problema, tratando el organismo en su totalidad y no solo los síntomas de un malestar que aparecen en la superficie.

Además, el tratarnos con plantas, contribuye de alguna manera a reducir ese distanciamiento de la naturaleza que se crea en nuestro estilo de vida.

Estamos acostumbrados a tener una píldora para todo, para que nos quite el dolor rápido y podamos seguir con nuestro ritmo de vida, sin interrupciones ni imprevistos.

Pero eso cura de verdad el problema?

Los dolores de cabeza, los trastornos derivados de estrés y ansiedad no merecen una pausa para poder observarnos en profundidad, desde la sinceridad con nosotros mismos para ver qué es lo que no está funcionando en la (dis)armonía con nuestro cuerpo-mente?

Volver hacia lo natural no siempre es un camino en descenso, digamos la verdad, hay que ir haciendo cambios realistas en nuestro estilo de vida, pasito a pasito, y teniendo un poco más de paciencia a la hora de tratar síntomas y molestias.

Pero tampoco es imposible.

Como todo, lo importante es dar el primer paso.

Empezando con pequeños cambios en cómo comemos, cómo respiramos, cómo descansamos…

Cuando ha sido la última vez que te has sentado un momento sin hacer nada más que respirar? (no, mirar el móvil o la tele no cuenta ;))

Por estas razones me gusta utilizar las plantas para cuidar de mi salud, porque me obligan a parar, escuchar que pasa y pensar que es lo que necesito en este momento para estar bien?

Quizás sea un descanso, una infusión, una cápsula de orégano, un momento de meditación o quizás un ibuprofeno...porque también todavía hay esos momentos en que no podemos con nada y necesitamos un alivio inmediato, no somos perfectos!

Lo que cuenta, para mi, es re-conectarme conmigo y re-aprender a cuidarme con sinceridad, en un camino de aprendizaje que me ha llevado a ir dando pasos en mi día a día hacia un ritmo de vida más sostenible y más en armonía con mis ritmos, sintiéndome mejor y también reconociendo la sinceridad de esos días en que digo “quizás hoy me tomo un ibuprofeno…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *