Todos sabemos ahora que deberíamos comer al menos cinco porciones de frutas y

verduras todos los días. Pero saber y hacer son dos cosas diferentes, ¿no es así?

A veces, simplemente no es fácil conseguirlos todos. 

Estamos constantemente tentados de buscar comida fácil y rápida que no siempre conviene a nuestra salud.

Si tu familia es como la mía, puede que te resulte más fácil que se acabe un plato de arroz o pasta en lugar de probar una manzana o un plato de brócoli al vapor. 

Por eso  necesitamos ser creativos. 

Aquí te dejo algunos ideas para "colar" algunas verduras y frutas adicionales en la dieta de tu familia:

 

  1. Empiece el día con un batido de desayuno. Todo lo que tienes que hacer es tirar algunas frutas y un yogur/kéfir (vegetal o de cabra/oveja) en una licuadora. 

 

  1. Los frutos secos son un excelente snack en cualquier momento del día o en la avena y los cereales por la mañana. 

 

  1. Prepara meriendas vegetales atractivas como plátano, manzanas en rodajas o rodajas de fresa en un sándwich de mantequilla de cacahuete, almendra o sésamo (tahini). 

Escoge pan de calidad e integral para los bocadillos 😉

 

  1. Prepara una cena estilo “buffet libre” de verduras frescas para que cada uno se haga su ensalada

 

  1. Prepara zumos frescos mezclando frutas y verduras. Prueba, por ejemplo, a hacer zumo de manzana añadiendo gradualmente verduras (pepino, apio, hojas verdes…)

 

¿Qué te parece? Ya has hecho algunas de estas cosas? ¿Tienes otras ideas que estás probando?

¡Cuéntame!!!!

 




× ¿Cómo puedo ayudarte?