HOGAR ZERO WASTE: experimentos de bees’wrap casero

Mi último experimento hacia un hogar residuos zero (todavía en progress) pero que me está molando mucho es hacer mis propios bees’wraps caseros.

Los bees wraps son envoltorios de tela impermeabilizados con cera de abejas y resinas que puedes utilizar para envolver la comida que guarda en la nevera, bocadillos, etc. y todos los usos que normalmente le das a la película de plástico transparente.

En comercio se encuentran de muchos colores y tamaño y la verdad son super prácticos ademas de muy molones ya que muchos fabricantes utilizan telas muy divertidas. Tienen una consistencia semirígida que puedes moldear y mantienen bien la forma.

Mi versión casera quizás no sea tan perfecta y profesional (todavía!) pero de momento cumple con lo que buscaba: que conserve bien la comida, que sea fácil y rápido de hacer y que este hecho con lo que ya tengo en casa.

He hecho dos experimentos, uno con cera de abeja y uno con cera de soja (tenía mucha en casa para fabricar velas ecológicas veganas, otra opción vegana es la cera candelilla aunque todavía no la he probado personalmente, en cuanto agote la de soja será mi próxima compra).

Material utilizado:

  • Tela de algodón (una vieja funda de almohada)
  • Cera de abeja
  • Cera de soja
  • Aceite vegetal (he leído que lo ideal es jojoba pero justamente no lo tenia en stock y he utilizado un chorrito de el de pepitas de uva pero creo que el de oliva también cumple su función de ayudarnos  a derretir la cera de abeja)

Mientras preparaba el bañomaria para derretir la cera he calentado la bandeja del horno a temperatura mínima.

Ponemos la cera a derretir en una olla (la de abeja con un chorrito de aceite, la de soja tal cual sin añadir nada ya que es más líquida) y esta olla dentro de otra olla con agua caliente (lo que llamamos bañomaria, para fundir ceras y mantecas a bajas temperaturas).

Sacamos la bandeja del horno, ponemos un papel y encima de ellos nuestros trozos de tela (este truquillo nos permite ir pincelando las telas con la cera derretida sin que se solidifique enseguida).

Con un pincel de cocina “pintamos” rápidamente las telas con la cera derretida, sin dejar ningún trocito sin empapar.

Tendemos enseguida las telas en un tendedero con cuidado que no toque otras cosas, ropa... para que no se manche de cera y dejamos enfriar. Intenta hacerlo rápido ya que la cera (sobre todo la de abeja) se solidifica en un par de minutos.

Et voilá, ya lo tenemos! Tiempo total de la operación, 15 minutos, incluyendo la búsqueda del material en mi almacén 

A tener en cuenta:

  • De momento los dos tipos me van bien pero el de cera de abeja me parece el más resistente y sólido (utiliza lo que tengas en casa primero pero si tienes que comprar me decantaría por esta cera)
  • No utilizar con comidas/tuppers calientes ya que la cera se derretirá
  • Lavar con un paño húmedo de agua fría/temperatura normal (puedes añadir una gota de limón para mayor higiene)
  • Al ser sin resina van a durar un tiempo (todavía no te se decir…  pero seguramente más que un film de plástico, y encima podrás volver a “encerarlo” cuando lo necesite
  • Educar con cariño y paciencia al resto de la familia en utilizar tu último invento sin que te miren con cara de resignación…(este ultimo lo mas difícil jaja)

Espero os animéis en probar este invento tanto útil como sencillo y me contáis que tal la experiencia! Iré actualizando el post según los resultados de los próximos experimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *